martes, 5 de julio de 2011

RESEÑA

Img. 1. El cobre cuando ingresa al organismo va 
eliminando las bacterias como si fuera un
pacman, limpiando el lugar por el cual pasa.
Cuando el cuerpo humano se encuentra afectado por infecciones u otras enfermedades, por medio de fiebre alta indica que se encuentra en mal estado; cuando este está estresado, a través de la piel transpira e indica que hay altas concentraciones de adrenalina, y a su vez por medio de la epidermis elimina algunos agentes tóxicos, de igual manera que absorbe algunas sustancias. Esto es precisamente lo que hacen el cobre y sus componentes naturales, estos ingresan al cuerpo humano a través de la piel, penetran en el flujo sanguíneo y comienzan a hacer limpieza; la piel estimula los objetos de cobre los cuales segregan una sustancia de diversos colores, es aquel tinte el que hace la eliminación de los agentes nocivos para la salud y al mismo tiempo indica en la parte exterior que se está generando ésta limpieza, porque cuando se deja actuar por sí solo en el organismo de los seres vivos adquiere tonalidades diferentes de acuerdo al estado de la salud de quien lo está utilizando, como lo son el color verdoso, amarillo ó azul acuoso, pero si se es frotado el tinte es de color negro, ya que esta es su tonalidad natural
Img. 2. Ejemplo de las tonalidades que adquieren
los objetos de cobre.
Además dependiendo del estado o del nivel de contaminación en el cual se encuentre el cuerpo este mineral cambia de colores ya sea opaco, negro, brillante, rosado claro, etc. o conserva su brillo permanente cuando la persona se encuentra en perfecto estado de salud, el cobre posee una amplia gama de colores los cuales dependen única y exclusivamente del individuo que lo porte.

El cobre es un material que no se oxida, sino que forma un caparazón o capa de diferentes matices según el ambiente al que se someta, recubriéndose para proteger su interior, pero si se toma y se brilla de nuevo, éste sigue intacto en su interior.
Img. 3. Extracto y accesorios de cobre tratado.

De este material se obtiene un extracto el cual de ningún otro material que sea totalmente cobre se puede obtener, pues en las sustancias naturales en las cuales se sumerge para obtener sus poderes curativos, ningún otro metal lo libera.  Con esta sustancia se curan hongos, bacterias como helicobacter pylori (causante de daños en el duodeno, en el estómago y en las paredes intestinales), Escherichia coli [causante de infecciones del aparato excretor, cistitis, meningitis, peritonitis, septicemia (infección en la sangre) y neumonía Gram-negativa], y las bacterias presentes en el instrumental de los hospitales y clínicas; lesiones abiertas de la piel como úlceras o llagas, herpes simple (fuegos), acné, papilomas o algún tipo de "verruga", manchas y todo tipo de daño e infección causada en la piel, alivia los severos dolores de cabeza (migraña) gracias a que elimina aquellas obstrucciones en los pequeños capilares. Ayuda a regular la glándula tiroides, de modo que se produzca tiroxina (hormona que segrega el yodo) en los niveles adecuados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada